UA-84130932-1

El agua, más horas de luz y más tiempo al aire libre son los grandes aliados para la práctica deportiva
durante el periodo estival.

Las actividades físicas en el agua nos ayudan a fortalecer nuestros músculos y a desarrollar nuestra capacidad pulmonar y cardiovascular.

  • Algunas ventajas de la natación: puede ser practicada por la mayoría de las personas y conlleva enormes beneficios para la salud. Ayuda a controlar la presión arterial, permite el desarrollo de la mayoría de los músculos del cuerpo y fortalece los tejidos articulares, lo que permite prevenir posibles lesiones.
  • La piscina es una gran aliada para los mayores, las personas con sobrepeso, con osteoporosis o en fases iniciales de rehabilitación. Permite realizar múltiples ejercicios que tienen un bajo impacto sobre las articulaciones. Además, el peso corporal se reduce
    dentro del agua, lo que favorece la movilidad y la elasticidad.
  • Siempre hay que tener en cuenta las fases principales de una rutina de ejercicios:
    • Calentamiento con ejercicios suaves, estiramientos y movimientos de las articulaciones.
    • Finalizar siempre con un apartado dedicado a los estiramientos para reducir el riesgo de lesiones, mejorar nuestra postura y atenuar el posible dolor muscular.

Si prefieres te llamamos

Te asesoramos sin compromiso

916 811 040
656 926 982